sábado, 20 de agosto de 2016

Liuba María Hevia en Argentina

Tras varios años de ausencia, la cantautora cubana se presenta en Buenos Aires, Córdoba, Chascomús, La Plata, Paraná y Rosario. Presenciamos la primera de dos actuaciones en la capital argentina,  con una fuerte presencia de canciones propias así como de tangos y rock nacional.







Liuba María Hevia
Gira “Tantas vidas”
(de Cuba a la Argentina)
Centro Cultural Torquato Tasso
Defensa 1575
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Argentina
Jueves 18 de agosto de 2016


Nacida en La Habana en diciembre de 1964, Liuba María Hevia ha estudiado música desde pequeña. Toca guitarra desde sus ocho años. Tras su primera formación autodidacta, Liuba ha perfeccionado sus saberes musicales con la prestigiosa profesora santiaguera Leopoldina Núñez Lacret. En 1982 finalizó sus estudios de Terapia Musical en la Universidad de La Habana, integrándose al Movimiento de la Nueva Trova. Un año después comenzó su carrera artística en la ciudad de Cienfuegos junto al trovador Lázaro García. Su arte comenzó a difundirse con mayor fuerza en los años 90, época en que funda su grupo acompañante con presencia del violonchelo, el laúd y el tres. Su primer disco, que ha tenido varias reediciones, se titula “Coloreando la esperanza” y aparece en 1993. 
En esta gira acompaña a Liuba María el músico Arnulfo José Guerra, quien hace segunda voz e interpreta tres, bajo y guitarra.  Con las primeras canciones, la artista cautiva al público presente: excelente dominio vocal y elaborados textos y melodías hacen de este espectáculo una experiencia fascinante. Alguien me espera  y Como un duende son creaciones propias que develan un trabajo refinado en la búsqueda poética y musical de la personalísima cantautora cubana.


Arnulfo José Guerra


Tonada borracha nos acerca a la vibrante música campesina de la isla, por la que Liuba siente gran pasión. Esta creación se engancha con unas Tonadas espirituanas que pueden apreciarse en el registro audiovisual.


 Video: Tonada borracha / Tonadas espirituanas


Mira que me pierdo en la ciudad,
mira que estos pasos al vacío
saben que perdí la dirección,
abre una rendija nada más,
sálvame el instinto de crecer, ilumíname.

Así comienza Ilumíname, canción que da título a su disco de 2002.  Una vez más la bella expresividad de cuerdas y canto le bastan a la artista para atraer la plena atención del auditorio, que por cierto colmó la sala porteña. Con los hilos de la luna es un vívido homenaje de la cantora a su abuelo español, con aires habaneros y asturianos.



Comienza un segmento dedicado al tango, género rioplatense por excelencia. Nos cuenta Liuba que “…cantaba tangos desde jovencita en la Escuela de Música”, influenciada por grandes intérpretes cubanos del género como Berta Pernas, “La Dama del Tango” y Germán Garcil.  A continuación podemos escuchar lindas versiones de Malena (Lucio Demare y Homero Manzi, 1941), El último café (Cátulo Castillo y Héctor Stamponi), con acompañamiento de bajo, y Los mareados (Enrique Cadícamo y Juan Carlos Cobián). De este último tango Liuba recuerda especialmente la versión grabada por Roberto Goyeneche y Mercedes Sosa. Sin necesidad de caer en un falso histrionismo, Liuba interpreta la música ciudadana con su propio estilo, fresco y potente. Finaliza esta sección del concierto una obra “que parece haber sido escrita ayer”: Cambalache, de Enrique Santos Discépolo.



Una de las canciones más emotivas de la noche es la que escucharemos a continuación. Nos cuenta Liuba su “sensación de desamparo” al  recordar el cuento de Cenicienta leído por su madre. Y es precisamente en homenaje a su mamá, ya fallecida, que la artista habanera nos regala su canción Se busca. Un homenaje diferente, aunque también con gran emoción, es el que está implícito en Cautivo (Benedeteando). Rescata la figura imperecedera del gran literato uruguayo Mario Benedetti (1920 -2009), quien se incorporó al Consejo de Dirección de la Casa de las Américas, en La Habana, en 1976.
Ausencia (1997) “…habla de los ausentes – presentes”. Ha sido grabada junto a Silvio Rodríguez en el disco “Del verso a la mar”, del año 1999:

Hay ausencias
que son como el olvido
que empolvan madrugadas y semillas
que se fueron perdidas a esos mares
donde nunca podrán hallar la orilla.

La melancolía de esta canción cede su lugar a un intenso popurrí de clásicos argentinos que Liuba María Hevia nos canta identificándose plenamente con sus líricas y melodías: Serenata para la tierra de uno (María Elena Walsh),  Razón de vivir (Víctor Heredia), Jeremías (Jorge Fandermole), Sólo le pido a Dios (León Gieco), Cuando ya me empiece a quedar solo (Charly García), finalizando con Y dale alegría a mi corazón (Fito Páez). Todas ellas canciones fuertemente ligadas a los procesos sociales y culturales de las últimas décadas en Argentina.




Tantas vidas (2011) es una hermosa canción a través de la cual la artista reflexiona y agradece por sus vivencias, realizando un guiño a célebres artistas a través de algunos versos de sus canciones: Joaquín Sabina, Rubén Blades, Joan Manuel Serrat…  El público aplaude de pie y pide bises, que serán complacidos con los alegres acordes de Tu amor es el canto mío, que trae reminiscencias de la naturaleza. Le siguen Corazón silvestre y Los sueños, bellísimas creaciones en una voz inigualable.





Página oficial de la artista:
http://www.liubamariahevia.com

lunes, 15 de agosto de 2016

Muchacha, cántame así

El cierre de la 9ª. Semana Aníbal Sampayo contó con la presencia de importantes artistas sanduceros y entrerrianos. El último segmento contó con la especial presencia de Héctor Numa Moraes, cantautor uruguayo de destacada trayectoria.






9ª. Semana Aníbal Sampayo
“Muchacha, cántame así”

Teatro Florencio Sánchez

Calle 19 de Abril e/18 de Julio y
Leandro Gómez

Paysandú
Uruguay

Sábado 6 de agosto de 2016


Inaugurado en 1876, el Teatro Florencio Sánchez es, sin dudas, la sala de conciertos más importante de la ciudad. En esta oportunidad sus puertas se abren al público sanducero para que pueda disfrutar, de manera gratuita, el concierto final de la 9ª. Semana Aníbal Sampayo. El evento cuenta con la simpática conducción de Quique Langone, conductor del programa “La noche mágica” por La Otra FM 104.5.


Quique Langone


“Amigas y amigos: muy buenas noches. Desde el máximo Coliseo de la cultura sanducera es realmente un placer darles la bienvenida al cierre de esta 9ª. Semana Aníbal Sampayo. Desde este hermoso lugar, desde este emblemático lugar de Paysandú alguien que nos ha signado como sanduceros y que merece este recuerdo y muchos más, los reconocimientos que nunca serán muchos, siempre serán pocos para todo lo que nos ha brindado este amigo, este amigo de todos, este amigo de la ciudad, del pueblo, de la vida, de tanta coherencia. Para comenzar esta noche elegí un poema de una Sampayera que no nos ha acompañado. Quizás esté en la sintonía de la 104.5 La Otra FM que, aunque nos compete las de la ley, está siempre aquí. Y debe estar donde está el sentimiento, la necesidad de la comunidad.(…) Para comenzar, “Ellos y nosotros”. Hace algún tiempo Jesuina nos había enviado este texto y creo que tiene mucho que ver para comenzar. Dice así:”

Se alteran, se desconciertan,
Se azoran, se burlan, se atemorizan
Se enfurecen, se cuestionan, se sorprenden.
No pueden entender,
No podrán nunca
Y, sin embargo es tan simple
Como la limpia gota de llovizna,
Como un rayito de sol sobre el rocío,
Como la imagen de una madre que amamanta,
Como los mimos temblorosos de un abuelo,
Como un amigo dando vida por un amigo.
Se trata del amor:
Del amor de prójimo a prójimo,
De semejante a semejante,
De ser humano a ser humano.
Y vaya si Aníbal lo brindó.
De ese amor que se preñó de sueños y protegió
Esa preñez aun en condiciones infrahumanas,
En medio de feroces agresiones,
De siembras, de miedos y mentiras.
El amor resistió, se hizo fruto,
Se fue expandiendo en los sueños:
Se fueron haciendo realidad en acciones concretas,
En redoblada militancia, en confianza luminosa.
Floreció en toda nuestra tierra,
En la gran tierra latinoamericana
De este a oeste, de sur a norte,
Llevando el canto de justicia,
De verdad y humanidad
Que ya nunca más podrá ser acallado.
Así de simple.
La cuestión es entre el amor y el egoísmo.
El tiempo del amor nos está alumbrando,
Querido Aníbal Sampayo.

(Aplausos)

Jesuina Sánchez, la querida ‘María Pueblo’ ,  es la creadora de esto que leíamos.”


Comienza el recital con la entrada al escenario de Graciela Castro Bagnasco  junto a su compañero de arte y de vida Gustavo Surt,  quien la acompañará con su guitarra. Graciela nació en Paysandú, ciudad a la que visita con frecuencia, pero reside desde hace tiempo en la ciudad de Chajarí (Entre Ríos, Argentina) donde desarrolla una importante actividad cultural. Es directora del Coro de la Ciudad, que desde 2012 ha ofrecido importantes obras a la comunidad como la “Misa Criolla”, de Ariel Ramírez y “Navidad Nuestra”, de Ariel Ramírez y Félix Luna.  Otra ciudad cuyo pueblo ha podido disfrutar el arte de Graciela es Nogoyá, donde ha formado parte de la representación teatral “Bares del Departamento” y del evento “Nogoyá canta a su Patrona”. Como cantante y directora coral ha formado parte del reestreno de la obra “José Artigas. Aurora, lucha y ocaso del Protector de los Pueblos Libres” de Don Aníbal Sampayo.


Graciela Castro Bagnasco


La actuación de Graciela Castro comienza con su versión de la milonga Señor de Montiel (A. Sampayo), dedicada por su autor al poeta entrerriano Delio Panizza (1893-1965) quien “rescató en su obra lo más profundo de la gesta artiguista”. (1) Sampayo y Panizza se conocieron en Montevideo en 1950, durante un acto por el Centenario de la muerte de don José Artigas. La versión  de la milonga brindada por Graciela es intensa y conmovedora.


Gustavo Surt


La segunda obra que podemos disfrutar es un joropo  titulado Un cuatro y el mar, lo cual devela el profundo conocimiento del Negro Sampayo (como lo nombra Graciela) de los ritmos latinoamericanos. Una interpretación impecable en canto y guitarras (Graciela toca la suya con delicada musicalidad). La galopa Melchora Cuenca forma parte de la citada “Cantata José Artigas” y ha sido dedicada a una de las esposas del recordado prócer oriental. La magnífica recreación de esta obra por parte de Graciela y Gustavo puede apreciarse en este registro.


Video: Melchora Cueca


Tras merecidísimos aplausos y ovaciones, la pareja interpreta lo que se considera “casi un himno de Entre Ríos”: Madrugada del pescador, de Miguel “Zurdo” Martínez y Juan Hipólito “Polo” Martínez. Se trata de una “canción muy representativa de lo que es la costa del Paraná”, según nos cuenta la intérprete. La inclusión de esta canción es significativa, dada la importante amistad que mantuvieran el “Zurdo” Martínez y don Aníbal Sampayo.




Mariana Viana ha viajado desde Chajarí (Entre Ríos) junto a quienes la acompañarán en escena: su marido Abel Beckley (violín) y su padre Luis Alberto Viana (guitarra). El trío nos brinda preciosas versiones de obras creadas por el artista homenajeado. La primera de ellas es el célebre sobrepaso Ky Chororó. El Ky Chororó es una canción que tiende a dar a conocer lo que es la vida en el litoral… es el pescador que va remontando el río y a veces no tiene con quién comunicarse, habla con las aves o a veces con los peces…” señalaba Sampayo en un material didáctico ofrecido oportunamente a los docentes. (2)


Mariana Viana

Escuchando las intensas versiones de Mariana no quedan dudas de que ha heredado las extraordinarias condiciones de su madre, Graciela Castro Bagnasco. Las melancólicas notas del violín se mixturan con el canto y la guitarra en exquisita interpretación: tal el caso de El pescador y de Canción de verano y remo, compuestas por el artista homenajeado esta noche.


Abel Beckley


Cieguito cantor es una canción litoraleña dedicada por Sampayo a Bonifacio Fleitas, “…un negro de 104 años…a quien más tarde escribí una canción”. “(…) tenía la virtud de ir derramando estilos, milongas, vidalitas y cifras…” (3).  Excelente entonación y fraseo caracterizan el canto de Mariana, que puede apreciarse en el audiovisual que se ofrece a continuación.


Video: Cieguito cantor

Como yapa, Mariana y sus acompañantes ofrecen al público su versión del chamamé Mba’epa Doña Froilana, de Teresa Parodi y Raúl Carnota, cuya temática tiene relación con el sentir popular volcado por don Aníbal en muchas de sus obras.


Luis Viana




Yisela Sosa Manzor (Paysandú, 1975) se dedica a la música desde muy joven. Ha recibido las primeras influencias a través de su padre, el músico Osvaldo Sosa. Radicada en Montevideo, estudia flauta traversa y guitarra. En 1988 forma parte de Punto Rojo, importante banda de jazz. En 2000 realiza una gira por Montevideo, Rocha y Paysandú con el conjunto Filomena. En 2006 Yisela se presenta en el Festival de Jazz de su ciudad natal y graba su primer CD “Descalza”. En 2011 se reúne con los músicos argentinos Damián Verdún, Victoria Virgolini y Julián Venegas para formar la banda “Colectivo Upé”, con la que se presenta en diferentes ciudades de Argentina y Uruguay. Parte del repertorio del cuarteto se plasma en el Festival Internacional Charangos del Mundo 2012, cuando suben al escenario del Teatro Municipal de Valparaíso (Chile). De su experiencia con este conjunto Yisela rescata su candombe  Agüeré de Ianzá, registrándola en su segundo fonograma, “Bailarina” (2013).  Una de sus presentaciones más recientes ha sido en la ciudad de Buenos Aires junto a Damián Verdún y Maxi Suárez, recreando el éxito de “Colectivo Upé” El griego (composición instrumental del charanguista rosarino) y una serie de canciones de gran interés, entre las que podemos citar el estreno de Cazador de coplas.


Yisela Sosa

En esta oportunidad, Yisela nos brinda dos creaciones de don Aníbal: Aquel plenilunio (canción del litoral) y Mi picazo parejero (milonga). Ambas son vertidas con el particular estilo de Yisela, quien está acompañada por Matías Romero Balado en guitarra y Guillermo Maidana Giménez en percusión. Matías forma parte del afamado Cuarteto Ricacosa, conjunto musical formado en Montevideo, mientras que Guillermo participa en diferentes proyectos, entre ellos Nano Dúo junto a Fabio Barrios.


Matías Romero


Una breve ausencia de Yisela da lugar al lucimiento de ambos acompañantes, que recrean una composición de Pablo “Pato” Mendaro titulada Misiú, con aires de chamamé.  Cuando regresa a escena, la cantante opina: Pato Mendaro tiene unas canciones hermosas. Viene poco por acá. Vamos a tener que traerlo más seguido.”


Guillermo Maidana


“Bueno, nos vamos a despedir con un chamamé de Rodolfo Regúnaga, un compositor que a mí me gustó mucho. Se lo mostré a los gurises y también les gustó mucho. Esperemos que a Entre Ríos le guste porque el chamamé es más de ustedes y nos tomamos el atrevimiento de hacerlo.” Luego de esta introducción podemos apreciar la obra Cambá galleta, del compositor correntino Rodolfo María Regúnaga (1950 – 2005), baterista y cantante de conjuntos de música pop en su juventud. Regúnaga se incorporó al naciente movimiento de la trova de su provincia natal en 1975 junto a Pocho Roch, Teresa Parodi y Antonio Tarragó Ros. La versión de Yisela aporta frescura y musicalidad.
El bis llega con una composición propia, Rumbo a mi querencia, del disco “Bailarina”, que puede disfrutarse a través de este video.


Video: Rumbo a mi querencia




Adolfo Mendaro Hernández, más conocido como Tito Mendaro, es músico de gran trayectoria.  Ha formado parte de “Los Cantores de Paysandú”, colectivo que plasmó un CD en el año 2006 con la participación de don Aníbal Sampayo, Tantomán, Los Hermanos Lemes y el propio Tito Mendaro, entre otros artistas. En 2010 el grupo propició el festival estudiantil “Nuestro Canto”, que a pesar de los esfuerzos realizados no logró contar con apoyos para su continuidad. En 2013 Tito presentó al público su disco solista “Herencia”, que cuenta con el aporte de Luis Alberto “Chichí” Vidiella, Leonardo Lemes, Robin Teixeira, Matías Hernández y los dos músicos que lo acompañan esta noche: Ramiro Della Valle (bajo eléctrico) y Julio García (primera guitarra). Con un estilo sencillo pero elocuente, Tito Mendaro va desgranando en su voz y en su guitarra el verso y el canto popular conmoviendo al público con su arte. La primera canción que interpreta es de Aníbal Sampayo y se titula Sí, señor.

Tito Mendaro



Guitarras y bajo son el acompañamiento ideal para el cantar de Mendaro, quien a continuación pone a disposición del público dos de sus creaciones. La primera de ellas es Sin pan y sin sueños, que compartimos en video con nuestros lectores:


Video: Sin pan y sin sueños


La segunda obra de Tito Mendaro es la muy difundida milonga Astilla de bandoneón, dedicada a la memoria del bandoneonista sanducero “Chichí” Vidiella (1936 -2012). Conmovedores versos recuerdan a uno de los músicos más importantes de la región, gran amigo de don Aníbal, excelente compositor e intérprete.


Tito Mendaro y Julio García

A modo de bis escuchamos la Chamarra de dos orillas (José Curbelo Fernández – Antonio Tarragó Ros):

El río que va corriendo
Lavando penas se hace cantor,
Un canto es río en la sangre
Lavando penas del corazón.

En el rancho de los pobres
Con la guitarra y el acordeón
Se remiendan las pobrezas
Con la esperanza, con la ilusión.

Tu llanto cautivo
Mojando la voz
Rocío sobre la flor.
Camino sonoro,
Bandera de luz
Sampayo de Paysandú.
…………………………………


Ramiro Della Valle



Graciela Castro Bagnasco regresa a escena junto a los guitarristas Gustavo Surt y Julio García. Interpretarán para las futuras mamás Yisela Sosa y Mariana Viana una emotiva versión de la Canción de cuna navideña (A. Sampayo):


Video: Canción de cuna navideña




Héctor Numa Moraes (Curtina, Tacuarembó, 1950) es uno de los grandes trovadores uruguayos de todos los tiempos. Comenzó a estudiar bandoneón a sus ocho años; en 1961 se abocó al estudio de la guitarra clásica con el maestro Domingo Albarenga. Su vinculación con el músico y poeta Washington Benavides le proporciona las herramientas artísticas para dedicarse al canto popular. Radicado en Montevideo, publica los discos “Del amor, del pago, del hombre” (1969), “Canto pero también puedo” (1970) y “La patria, compañero” (1971). El clima enrarecido que se vive en Uruguay en 1972 lo lleva a exiliarse en Argentina, posteriormente en el Chile de Allende, en Cuba y finalmente en Holanda, donde continúa componiendo, editando discos y dando clases de música. Regresa a su patria en 1984, alternando su labor musical con la difusión de música nacional en diferentes programas radiales.


Héctor Numa Moraes


Esta noche Numa interpretará canciones de diferentes autores, acompañado por su guitarra. Comienza su presentación cantando la milonga El aromo (Romildo Risso y Atahualpa Yupanqui). Con sencillez y gran expresividad, el cantor brinda interpretaciones exquisitas, plenas. Abre los ojos, amor, canción de Aníbal Sampayo, reafirma estas impresiones. Por su parte, la canción litoraleña Río Negro (Anselmo Grau y Aníbal Sampayo) retrata paisajes y fauna en su hermosa poesía. La chamarrita Del buen sembrador (Carlos Benavides) está “dedicada a Don Aníbal”: la hermosa versión de Numa Moraes puede disfrutarse en el registro siguiente.

 Video: Del buen sembrador

El sandierito , pregón litoraleño de A. Sampayo, nos brinda un vivo retrato de uno de los personajes citadinos que tan bien supo representar el recordado cantautor en sus canciones.  A continuación, Numa invita al escenario a don Miguel Ángel Palomeque, quien brinda un hermoso recitado del poema Pena de camino largo, del recordado compositor e investigador Osiris Rodríguez Castillos (1925-1006).


 Video: Pena de camino largo

Hacia el final, magníficas y emotivas versiones. La primera de ellas es la de Otra voz canta, poema de Circe Maia musicalizado por Daniel Viglietti. Le siguen los acordes de Simón Bolívar (Rubén Lena e Isidro Contreras), difundida internacionalmente por Los Olimareños e Inti-Illimani, enganchada con el éxito de los 70 de Numa Moraes: La patria, compañero, compuesta junto a su maestro Washington Benavides.




El cierre del recital y de la 9ª. Semana Aníbal Sampayo convoca a escena a todos los artistas de la noche más los integrantes del Grupo Sampayeros, quienes interpretan Río de los pájaros y Garzas viajeras, composiciones del artista de quien se cumplen 90 años de su nacimiento.


Video: Río de los pájaros



Notas:
(2)     “Aníbal va a la escuela”. Hugo Rodríguez Tella. Sello Papagayo Azul. Uruguay, 2015. Libro con 2 CD de música
(3)     Op. Cit. Extractado a su vez de una nota de Guillermo Pellegrino en “El País Cultural”N° 596, 29 de septiembre de 2000.


Agradecemos a cada uno de los artistas participantes así como a

Silvia Alvez
Schubert Flores
Claudia Santos
Alfredo Miranda
Miriam Bessio y Eduardo Cora
Grupo Sampayeros
Horacio Merlo
Autoridades y trabajadores del Teatro Florencio Sánchez
Intendencia Departamental de Paysandú

martes, 9 de agosto de 2016

Homenaje a Aníbal Sampayo

A 90 años de su nacimiento, la Junta Departamental de Paysandú develó una placa recordatoria del célebre cantautor.




Breve semblanza biográfica

Aníbal Domingo Sampallo Arrastúe, más conocido como Aníbal Sampayo (1926 -2007) ha sido uno de los músicos más reconocidos del Uruguay. Nació en la litoraleña ciudad de Paysandú, donde comenzó a desarrollar desde joven una interesante carrera artística. En la década de 1940 integra el grupo Fulgores; como solista recorre Uruguay y parte del litoral argentino, realizando investigaciones sobre el folklore regional. Ha dicho Sampayo: en mi obra he tratado de sintetizar los rasgos comunes del hombre antes que las diferenciales de cada región que, en este caso, no existen”.

El artista vivió varios años en Paraguay, donde aprendió los secretos del arpa. Su disco “Arpa guaraní”, publicado en 1967 contiene clásicos como Cascada, Pájaro Campana, India y Anahí.  Entre 1961 y 1969 actúa en el Festival Nacional de Folklore de Cosquín, en la provincia argentina de Córdoba. En 1967 participa en el Encuentro de la Canción Protesta celebrado en Cuba, donde se hicieron presentes, entre otros, Daniel Viglietti, Ángel e Isabel Parra, el cantautor valenciano Raimon, Alfredo Zitarrosa y otros grandes artistas del continente y de otras latitudes.

Sus canciones más comprometidas ven la luz a comienzos de los 70. A la “Cantata José Artigas”, grabada junto al grupo Los Montaraces le siguen álbumes más explícitos en lo político como “Canciones y 30 medidas del Frente Amplio” y “Hacia la aurora”, grabado con el conjunto Los Costeros. Este disco, que contiene los temas Señor Presidente, Yo soy Ramón, Yo protesto y A Camilo Torres es censurado y la cinta matriz desaparece en los años de dictadura. En 1972 Sampayo es detenido en Paysandú acusado de proveer armas al Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros. Permanece en prisión hasta el año 1980; tras su liberación se radica en Suecia.




Durante su exilio, Sampayo actúa en diferentes ciudades de Europa y América Latina. Regresa a Uruguay y Argentina en 1985. En 1990 aparece en el mercado el casete “50 años con la canción”, que contiene versiones del artista sanducero junto a Antonio Tarragó Ros, Luis Alberto “Chichí” Vidiella, Graciela Castro Bagnasco, Washington Carrasco y Cristina Fernández, Pepe Guerra y otros grandes músicos. Unos años después se reedita en CD bajo el título “Lo mejor de Aníbal Sampayo”. El sello Shagrada Medra, de la ciudad de Paraná, publica su compacto “De antiguo vuelo”, con hermosas versiones de sus canciones El Pardo Alejo, El río no es sólo eso, Abre los ojos, amor y Melchora Cuenca.
Radicado en forma definitiva en su ciudad natal, Aníbal Sampayo es rodeado por el cariño de su pueblo. Es muy recordada la celebración de sus 80 años de edad con amigos que vinieron de diferentes ciudades de la región para este emotivo evento. Su fallecimiento en el año 2007 fue un duro golpe para la cultura litoraleña. Desde 2008 sus amigos, nucleados en el grupo Sampayeros, organizan la “Semana Aníbal Sampayo” los días previos al 6 de agosto de cada año, finalizando ese día las conmemoraciones que incluyen conciertos de artistas locales y regionales.



Descubrimiento de una placa en Plaza Rivera

La Junta Departamental de Paysandú invitó a la población de esta ciudad a participar de un homenaje en el 90° aniversario del natalicio de don Aníbal Sampayo. La cita era en la Plaza Rivera, más precisamente en la intersección de las calles Juncal y Washington. Laura Cruz, secretaria de la Comisión de Cultura,  se dirigió al público presente en este sencillo pero emotivo homenaje: “Buenos días a todos. Gracias por acompañarnos (…) Traemos los saludos del presidente [de la Comisión], Julio Retamoza, que en estos momentos está cumpliendo funciones en Colonia. Agradecemos nuevamente que estén aquí, agradecemos que no llueva. Cuando nosotros asumimos, hace un año, uno de los cometidos que tuvimos fue ver los temas pendientes. Entre esos temas pendientes teníamos la moción que había presentado el compañero Daniel Benítez con la inquietud de la maestra Olga Leites de que, justamente, aquí teníamos una placa recordando a Aníbal Sampayo que lamentablemente fue sustraída, quedando ese vacío. Tomamos esa tarea para poder llevarla a cabo. Con un poquito de atraso pero estamos llegando a cumplirla (la moción de nuestro compañero fue en 2013). Elegimos este día porque hoy estamos celebrando los 90 años de don Aníbal y esta era la plaza de su barrio. Pienso en cuántas veces habrán llegado aquí los ecos de su arpa, su guitarra y esos acordes que, recordándolos y escuchándolos  nuevamente, nos “erizan”. Voy a ceder la palabra al compañero Daniel para que nos cuente lo que motivó esa moción”.


Laura Cruz

Daniel Benítez: “Muchas gracias. Bienvenidos todos. Como nosotros estamos a disposición de la sociedad la inquietud llegó por parte de integrantes del barrio. Se quería reflejar en esta zona, en este espacio, aquella música, recordarla con todos sus valores, su riqueza, su alegría. Con todo ese contenido nosotros presentamos esta moción, evidentemente para que se plasmara. Como dijo recién la compañera, demoró un tiempo pero no se perdió. Siempre hubo uno u otro hecho en que esos valores se fueron plasmando en la sociedad. Hoy tenemos en este emotivo y sencillo acto algo que va a perdurar y queremos que siga en la sociedad. Les agradezco muchísimo y estoy a las órdenes”.

Laura Cruz: “Y ahora vamos a lo protocolar: a descubrir la placa. [Invitamos] al grupo Sampayeros."
De esta manera, varios integrantes de ese grupo develan la baldosa puesta en esta parte de la plaza como homenaje permanente al recordado cantautor sanducero.




La baldosa en la Plaza Rivera

 Tras los aplausos y las primeras emociones, continúa hablando Laura: Les comentamos justamente que la idea de hacerlo tipo baldosa al recordatorio [ha sido] para que de ninguna manera lo puedan sustraer ni romper. Vamos a escuchar unas palabras de Jesuina”

Jesuina Sánchez (grupo Sampayeros): “Lo que nadie, absolutamente nadie va a poder romper ni destrozar nunca es todo lo que nos dejó Aníbal: su enseñanza, su creación, y fundamentalmente su ejemplo. Porque a veces parece que quisiéramos dejarlo quietecito en una vitrina, envuelto en poesía y nos olvidamos que Aníbal hacía vida y acción todos los días, su propio canto. Por eso repito: se romperán todas las placas pero nadie jamás va a poder romper lo que fue su ser. Gracias”. (Aplausos)


Jesuina Sánchez (der.)

Jorge Jesús: “Les quería contar una anécdota cortita para que sobreviva la parte humana de Sampayo. Cuando lo llevan de Paysandú al penal de Libertad le dan un mameluco todo rotoso pero mantiene la sonrisa limpita, sanita. (Nosotros conocimos su arpa en la escuela, de gurises [niños]. En la escuela 42, cuando iba Aníbal, conocimos lo que era un arpa) Él rompe la formación allá, que iba con una custodia, en el penal de Libertad, y va y me abraza cuando me ve llegar. Quería contarles esto porque así era él: después se reía”.


Jorge Jesús


A continuación, la cantante Graciela Castro Bagnasco comienza a cantar a capella el estribillo de la canción “El pescador”, seguida por el resto de los presentes:

Soy pescador, y llevo en mí
 la ardiente sangre guaraní,
 del río bravo hermano soy, mi Paraná...
 y sobre sus aguas mi canoa lenta va...
 Cielo, río, monte y soledad.


Graciela Castro

“Vamos todos, cuando quieran…”  La propuesta es cantar todos juntos la canción litoraleña “Río de los pájaros”, considerado por muchos “el segundo himno del Uruguay”:

El Uruguay no es un río,
es un cielo azul que viaja.
Pintor de nubes: camino,
con sabor a mieles ruanas.

Los amores de la costa,
son amores sin destino,
camalotes de esperanza
que se va llevando el río.

Chuá, chuá, chuá, ja, ja, ja,
no cantes más, torcacita,
que llora sangre el ceibal.

Morenita lavandera,
biguacita de la costa,
enrollate la pollera,
ponete a lavar la ropa.

Tu madre cocina charque,
tu padre fue río arriba
y vos te quedaste sola
lavando ropa en la orilla.

Canoíta pescadora,
aguantame el temporal,
si mis brazos no se cansan
remando te he de sacar.

Gurisito pelo chuzo,
ojitos de yacaré,
barriguita chifladora,
lomito color café.



Con el canto colectivo finaliza esta ceremonia. La jornada final de la 9° “Semana Aníbal Sampayo” estará dada por el concierto nocturno en el Teatro Florencio Sánchez.


Agradecemos por su gentileza a:

Junta Departamental de Paysandú
Grupo Sampayeros
Sres. Schubert Flores y Alfredo Miranda
Sra. Graciela Castro Bagnasco