sábado, 16 de febrero de 2019

Osvaldo Torres y Silvia Balducci en Buenos Aires

Osvaldo Torres (cantautor chileno, miembro fundador de Illapu) y Silvia Balducci (artista italiana) se presentaron exitosamente en la capital argentina y sus cercanías, junto a importantes músicos invitados.



Concierto de Osvaldo Torres y Silvia Balducci
Casa Museo de la Trova Argentina
Caseros
Provincia de Buenos Aires
República Argentina
Sábado 9 de febrero de 2019


Osvaldo Torres Véliz nació en Antofagasta, norte de Chile, en 1952. Músico, compositor y poeta, estudioso de la cultura aimara, Torres es miembro fundador del afamado conjunto Illapu, al cual perteneció entre 1970 y 1977. Su valioso aporte ha quedado plasmado en composiciones tales como Chungará, Baguala india (ambas junto a Roberto Márquez) y Los Juanes y las Rosas. Merece una especial mención la obra integral "El grito de la raza", que consta de diez canciones con textos de Osvaldo Torres y música del mencionado músico Roberto Márquez. Aunque se grabó y se representó públicamente en 1979, la edición discográfica recién apareció en 2001. En calidad de solista Torres ha registrado varios álbumes de interés como "Desde los Andes a la ciudad" (1979), "Cuentos del altiplano" (1984) y "Fósil. La continuidad" (1999), todos ellos editados por Alerce. Junto a Claudio "Pájaro" Araya grabó en 1977 el disco "Juego de pájaros". Uno de sus materiales más recientes es "Cantos por el pueblo aymara" (Aristote Productions, 2015) con relatos del propio Torres y la participación del grupo Lican Antai e integrantes de Quilapayún

Osvaldo Torres

Silvia Balducci es cantautora y productora italiana, especializada en música latinoamericana. Su contacto con la música de esta parte del mundo se produjo durante el exilio en Europa de los integrantes del grupo Inti-Illimani. La fascinación que produjo esta música en Silvia Balducci la llevó a investigar y profundizar en las raíces o fundamentos de lo que se llamó Nueva Canción Chilena. Algunos de sus discos son "Homenaje a una sonrisa" (Homenaje a Víctor Jara, Alerce, 2006), "Gerardo y Silvia: compañeros de sueños" (2011, grabado con el trovador venezolano Gerardo Osal) y "Chile: un encuentro", publicado de forma independiente en Francia. Por otra parte, un hermoso material compartido por ambos artistas que hoy nos visitan se titula "Mimundomínimoprofundo" (sic) (Aristote Productions, Francia, 2015). 

Silvia Balducci

Paula Ferré, nuestra anfitriona, nos cuenta que la Casa Museo de la Trova Argentina está cumpliendo su tercer año como sala de conciertos y nada mejor que celebrarlo con buena música. Previamente a la presentación de los artistas venidos de Europa, Paula nos ofrece un mini recital de seis canciones que abarcan buena parte de su trayectoria artística. Sus obras son conocidas en América Latina y en España gracias a su intensa labor militante de la canción social. Ha grabado los discos "Por Buenos Aires" (1997), "Una guitarra, un sueño, una voz" (1999), "Mujer originaria" (2010) y "Umbilical" (2018, junto a su madre, Nora María Cassas y su hija Aixa Milena Mozetic). Paula también forma parte de los colectivos artísticos Canto de todos y MujerTrova, de amplia proyección internacional. 

Paula Ferré

Violeta, 5 de febrero abre el concierto. Alude a la fecha en que la inolvidable y multifacética artista chilena Violeta Parra decidió acabar con su vida, dejando un riquísimo legado que aun hoy sorprende por su calidad y autenticidad. Con notable influencia de la Nueva Trova Cubana, que se trasluce en el estilo guitarrístico y una preciosa voz, plena de expresividad, Paula nos adentra en su arte. Poderosos versos intentan descifrar el sentir de la precursora de la canción social en Chile. El homenaje a la trova caribeña está dado por sendas canciones: Algo le pasa a este vals, de Humberto del Monte, y Nube blanca, de Augusto Blanca (trovador holguinero, fundador del movimiento teatral Teatrova, director del grupo Guaicán por más de 20 años, y actualmente cantautor solista). La segunda de estas canciones está dedicada, esta noche, a la cantante Chiqui Ledesma, presente en la audiencia. 


La trova de estas tierras vuelve a estar presente a través de dos temas propios, alternados por otra composición igualmente interesante. El primero de ellos es Canción de amor, vertido con la habitual solvencia de la artista de Caseros. Una bellísima versión de Canto versos, de Jorge Fandermole, antiguo integrante de la Trova Rosarina y destacado compositor y docente argentino ha quedado registrada para compartirla con nuestros lectores:

Video: Canto versos

Cierra el concierto el segundo de los temas propios, una "canción necesaria" (tal como se la tituló en Ecuador), convertida en uno de los grandes éxitos de Paula: Mujer originaria, dedicada en esta ocasión a Milagro Sala, diputada electa por el Parlasur y prisionera política en Jujuy. 



La esperada actuación de Osvaldo Torres comienza con El sueño del pongo, un cuento basado en la recopilación realizada por José María Arguedas en Cusco en 1965. La palabra pongo designa a un sirviente indígena tambobambino. El artista se presenta con un instrumento peculiar, al que designa como ajayu, de doce cuerdas metálicas y que intenta aunar características de otros cordófonos americanos como el charango, el guitarrón chileno, el bandolín ecuatoriano y el tiple colombiano. 

Osvaldo Torres y su ajayu

A una vibrante y exquisita Selección de vidalas y un Huaynito le sigue un tema instrumental que remeda las antiguas melodías campesinas en Chile, tocadas con guitarrón. Silvia Balducci participa en un triste tarareo que se acopla perfectamente al sentimiento de la melodía. Se trata de una composición realizada especialmente para la película estadounidense "The resurrection of Víctor Jara" ("La resurrección de Víctor Jara"), dirigida por John Travers en 2015. 


Entre los puntos altos de este segmento destacamos el bolero El viejo que leía (O. Torres), cantado dulcemente por Silvia. El homenaje permanente a Víctor Jara (1932 - 1973), dramaturgo y cantautor chileno asesinado durante el golpe de Estado en su país, retorna a través de dos versiones de Silvia. Canto y guitarra se aúnan en El cigarrito y Te recuerdo, Amanda, esta última entonada en italiano. 




Tras una breve pausa, se presentan en escena Paula Ferré y una invitada especialísima: María de los Ángeles "Chiqui" Ledesma, cantautora santafesina integrante del grupo María y Cosecha (1997) y directora artística del Espacio Cultural "Nuestros Hijos" (ECuNHi). Este singular dúo artístico nos ofrece una zamba de José Manuel Castilla y Gustavo "Cuchi" Leguizamón, La pomeña.

Video: La pomeña

Al finalizar esta excelente interpretación conjunta, Osvaldo Torres regresa a escena y nos ofrece uno de sus clásicos: La paloma (cuento - canción) perteneciente a su disco "Desde los Andes a la ciudad".

Video: La paloma

"Esta canción también fue compuesta en tiempos de dictadura y trata de la migración de los pueblos andinos hacia la costa". La versión cantada a dúo y acompañada por guitarra y bombo es la del tema Levanta, hijo (O. Torres). Le sigue la musicalización por parte de Torres de un texto de Eduardo Galeano (1940 - 2015). El notable literato uruguayo pronunció unas palabras de agradecimiento al recibir el Premio Stig Dagerman en Suecia en septiembre de 2010:

Ojalá seamos dignos de tu desesperada esperanza. Ojalá podamos tener el coraje de estar solos, y la valentía de arriesgarnos a estar juntos, porque de nada sirve un diente fuera de la boca, ni un dedo fuera de la mano (...)

La versión de Torres se titula sencillamente Los deseos de Galeano. Antes de la siguiente canción, Silvia nos comenta: "He tenido la oportunidad de venir por primera vez a Buenos Aires" (aplausos). "Mi primera vez en Argentina, gracias a Osvaldo Torres. Vamos a presentar una versión de la Violeta Parra, Arriba quemando el sol, una canción dedicada a los mineros de Atacama". La artista italiana se adentra en el profundo espíritu de la composición y el sentir de Violeta, entregando una excelente versión, tanto en canto como en guitarra, mientras que Osvaldo acompaña en charango y quena. 


Con ritmo vivaz nos adentramos en Quita Urpillay, huayno compuesto por Osvaldo Torres para Quilapayún en 2007. El propio Torres canta la primera parte en quechua, en el disco "Siempre". Una mixtura de cumbia y son acompaña los versos de un poema arahuaco: La libélula, cantado por ambos intérpretes:

La libélula se baña en el agua, 
en el agua se baña la libélula.
Rog-ge ne bu-ne
Rog-ge ne bu-ne
Vengan todos a bailar.

Otra de las grandes sorpresas de esta noche es una versión en italiano de la poderosa canción Qué dirá el Santo Padre, de Violeta Parra. Está cantada por Silvia, con acompañamiento de Osvaldo Torres y de Marcelo Valsecchi (charango), quien formó parte de Illapu durante el segundo lustro de los 70. 

Video: Qué dirá el Santo Padre



Al aparente cierre de concierto le siguen cuatro celebrados bises. El primero de ellos es el cuento - canción El quirquincho (O. Torres) con la participación de M. Valsecchi. Una vez más el interesante relato del compositor  nos adentra en la sabiduría de los pueblos originarios.

Marcelo Valsecchi

Por qué cantamos, el muy difundido poema de Mario Benedetti (1920 - 2009) tuvo su correlato musical a través de la inspiración de Alberto Favero y ha sido cantado por Nacha Guevara, Juan Carlos Baglietto y Opus Cuatro, entre muchos otros artistas. Esta es una musicalización diferente, realizada por el propio Osvaldo Torres, que es la más conocida en Chile. La recreación de Bella ciao (popular italiana), entonada por Silvia Balducci, encendió los ánimos del público más politizado, que aprovechó para fundir en la canción original su descontento con el actual mandatario argentino. El broche de oro ha sido una versión pop de otro clásico, El pueblo unido jamás será vencido (Sergio Ortega y Quilapayún) en el canto y la guitarra de Silvia. 


Contacto:


Agradecemos muy especialmente a Paula Ferré, al personal de la Casa Museo de la Trova Argentina y a cada uno de los artistas participantes. 


martes, 15 de enero de 2019

Novedad discográfica: Carrasco 2

Conocido popularmente como el histórico director del grupo Quilapayún, Eduardo Carrasco muestra una faceta diferente en su segundo disco solista.



"Carrasco 2"
Eduardo Carrasco
Discos Macondo 
Plaza Independencia
PICD 510808
Santiago de Chile, 2018

Eduardo Carrasco Pirard, nacido en julio de 1940 en Santiago de Chile, es músico, compositor, poeta, escritor, docente y filósofo. Comenzó sus estudios en 1959 en la Universidad Católica de Santiago; en 1965 se sumó al grupo musical que estaban formando su hermano Julio y su amigo Julio Numhauser. El grupo adoptó el nombre Quilapayún ("Tres barbudos" en idioma mapudungún) y fue Eduardo Carrasco el único de los miembros fundadores que permaneció en el conjunto. Combinó sus estudios de música y filosofía en la Universidad de Chile, aunque esta última disciplina la retomará varios años después. 

La vida artística y personal de Carrasco está íntimamente ligada al acontecer cultural y político de los años iniciales con Quilapayún: la militancia en las Juventudes Comunistas de Chile (JJ.CC.), las primeras giras por Europa, el éxito de la Cantata Santa María de Iquique, de Luis Advis, y el triunfo de la Unidad Popular que llevó a la presidencia a Salvador Allende en 1970. Tres años después, cuando el grupo se encontraba en Francia para brindar un concierto en el Teatro Olympia, acontece el golpe de Estado que termina con la "vía chilena al socialismo". Tal como lo recuerda el propio artista, Chile perdía a quienes simbolizaban la política, la poesía y la música: Salvador Allende, Pablo Neruda y Víctor Jara. Comenzaba el horror en el país andino y poco después se extendería a la vecina Argentina.

Durante la primera etapa de su exilio en Francia, Quilapayún volvió a grabar los títulos más resonantes de su etapa chilena, como El pueblo unido jamás será vencido, Nuestro cobre y Venceremos, entre muchos otros. Hacia finales de los 70 sus miembros experimentan el alejamiento de la política partidaria y surge una nueva filosofía expresada en la canción Luz negra:

Yo quiero savia y amor de poesía
y lucho en el poema y en la tierra,
mi combate es luz y fuego en la vendimia
de la revolución y las estrellas.
Y busco mi país donde los hombres
se asignen el deber de la sonrisa
y busquen en el mar de lo invisible
la última razón en esta vida.

A mediados de los años 80 Carrasco regresó a Chile a ejercer su profesión: docente universitario de filosofía, iniciando una nueva etapa en su vida. De todas maneras nunca estuvo muy alejado de la música: en enero de 1989 participa en los recitales brindados el Teatro California de Santiago junto a Quilapayún, tras 15 años de forzada ausencia. Su primer disco en calidad de solista se tituló sencillamente "Carrasco" y fue editado por EMI en 1996. Su estilo irreverente e irónico, pero también profundo y amoroso pasó desapercibido entre el público y los críticos. Tras la crisis  experimentada por la mayoría de los miembros originales de Quilapayún con el director general, Rodolfo Parada, el conjunto se rearma en Chile y Carrasco vuelve a asumir la dirección en 2003. El disco "El reencuentro" abre esta nueva etapa para el grupo, rescatando viejos temas y ofreciendo al público otros fonogramas con nuevas canciones. 

El trabajo colectivo de estos últimos años, sumado a la poderosa savia de los integrantes más jóvenes, ha fructificado en  nuevas composiciones. Carrasco ha asumido el desafío de presentar su segundo disco solista siendo consciente de que se trata de un material muy diferente al que están acostumbrados a escuchar los seguidores de Quilapayún: "Lanzo este nuevo disco al mar de la indiferencia, convencido de que no faltarán los que lo aprecien". Entre humilde y provocador, el artista se despoja de ataduras y es sencillamente fiel a sí mismo. El arte de carátula, sobrio, en un blanco y negro apenas matizado por algún detalle en rojo, es apenas una sencilla coraza que esconde un valioso tesoro en su interior.

En este trabajo colaboran miembros de Inti-Illimani Histórico (Fernando Julio en cuerdas y voces, además de la música de varios temas y la producción musical), Camilo Salinas (pianos y teclados), Danilo Donoso (baterías y percusiones), Horacio Salinas (guitarra) así como también integrantes de Quilapayún: Ismael Oddó (voces) y Ricardo Venegas (voces). Como artistas invitados colaboran Misha Celis (pre-producción musical y teclados), Federico Dannemann (guitarra eléctrica), Agustín Moya (saxo), Matías Astudillo (guitarra eléctrica) y Manuela Carrasco (voces). 

Abre el disco La luz de la luna, a dúo con su hija Manuela. El recuento de cada detalle que percibe el protagonista de la historia se transforma en una valiosa apreciación implícita en el estribillo de la canción. La cumbia de lo que fue nos presenta una temática frecuente en las obras de Carrasco: el desapego por lo pasado, con cierta ironía a medida que transcurren los versos de la poesía. Así como Víctor Jara unió en su disco "La población" sus dos pasiones, el teatro y la música, Carrasco mixtura sabiamente su propia introspección con el sentido lírico y musical que tan bien ha reflejado en el vasto repertorio de Quilapayún. Lo que a primera escucha pueda resultar alejado, como hemos dicho, de las canciones de aquel grupo, quizás sea sólo una ilusión. La voz cascada de Carrasco quizás no alcance los primeros puestos de algún ranking de éxitos musicales, pero su valía reside en la sinceridad, la autenticidad de su mensaje y el modo nada improvisado con el que el artista plasma cada canción. 

Guajira chilena rememora, de alguna manera, aquellos primeros éxitos en los 60, basados en la admiración por los protagonistas de la Revolución Cubana. Rompiendo esquemas y convencionalismos, Carrasco vuelve a cantarnos su propia verdad, sin imposiciones y con un acertado marco musical. La rebeldía o la irreverencia que están implícitas en buena parte del repertorio bien podrían formar parte de las canciones de un grupo o solista de rock. Pero Carrasco es Carrasco, un personaje típicamente chileno y que como buen filósofo pone en duda cualquier afirmación. El fascinante ejercicio llevado a cabo por el artista interpela al oyente (o auditor, como dicen en Chile) quien a su vez reconstruye el mensaje desde su propia introspección.

Yo canto desafinado
pero canto mi canción
con todos los sentimientos
que agitan mi corazón

Yo canto una sola nota,
a lo máximo son dos,
pero es mi vida completa
lo que se escucha en mi voz

No me escuchen si no quieren,
no me pongan atención, 
la porquería que canto
es pura imaginación

Así comienza Yo canto desafinado, una canción que juguetea entre la autocrítica y la diversión. La música, que oscila entre aires de rap y de rock, es un valioso aporte al desarrollo de esta interesante lírica. Tal vez aporta una visión más "seria" y quizás melancólica pero no menos interesante en esta búsqueda filosófica:

Tal vez la vida sigue,
tal vez sólo un momento,
tal vez todo es eterno
o sólo un pensamiento.

Camilo Salinas aporta un refinado acompañamiento en piano que marca el clima entre bohemio y solemne. Deca-densa comienza con un temperamento reflexivo que vira rápidamente en una humorística interpelación a diferentes personajes. Cada uno de ellos, representando sendos rasgos de autoridad a lo largo de la historia, cae en la picota a través de filosas acusaciones muy bien conjugadas líricamente. 

Inmóvil es otro buen ejemplo de ironía y rebeldía en un recuento de diferentes ciudades chilenas. Y  otra historia divertida ha sido plasmada en Meneses, un "maestro chasquilla" (el que se da maña para arreglar todo) algo peculiar. El clima poético se acentúa con riquísimos arreglos musicales a cargo de los músicos invitados. 

Yo no soy católico, enunciado en un país con un elevado porcentaje de profesantes de esta fe, no es tan sólo una provocación (algo que Carrasco parece disfrutar plenamente) sino también un sincero recuento de las propias convicciones del artista. El tema que cierra el disco (que promedia los 40 minutos, como los antiguos discos de vinilo) comienza con aires de bolero y se titula El amor es un puñal. Al sentir personal de este cronista, se trata de una de las canciones más bonitas y profundas de un disco que vale la pena escuchar atentamente. La expectativa por esta obra ha quedado ampliamente superada y nos permite afirmar que sería muy conveniente la reedición del primer disco de Carrasco.

El CD ha sido editado sólo en Chile, pero puede escucharse gratuitamente en la plataforma Spotify, haciendo click aquí.

Agradecimento especial a
Silvia Majul
Prensa y producción

domingo, 13 de enero de 2019

Homenaje a Yupanqui y Pablo del Cerro

Programado originalmente para el Día de la Tradición, el espectáculo contó con numerosas obras en las voces e instrumentos de grandes intérpretes.  Ha sido el último recital de Arturo Zeballos en vísperas de su gira europea.



"Un río que no cesa de cantar"
Homenaje a Atahualpa Yupanqui y Pablo del Cerro
Auditorio para la Paz
Avenida Rivadavia 4260
Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Argentina
Viernes 7 de diciembre de 2018


Nacido en 1963 en Pergamino, provincia de Buenos Aires, Arturo Zeballos es uno de los grandes difusores de la obra de don Atahualpa Yupanqui. Desde el año 1980 se encuentra abocado a la transcripción en partituras de la obra integral del recordado cantautor. Y ha sido precisamente en el 110° aniversario de su nacimiento y en conmemoración del Día de la Tradición que se ha pensado en este hermoso espectáculo, contando con la participación de destacadas personalidades de la música, el canto y la danza. Por razones climáticas, la fecha original (el sábado 10 de noviembre) ha tenido que ser cancelada. La reprogramación hubo de tener en cuenta la adaptación del repertorio, ya que algunos de los músicos convocados para la primera fecha no podían estar presentes esta noche.

Héctor Roberto Chavero (1908 - 1992), más conocido por su seudónimo Atahualpa Yupanqui, y su esposa Antonietta Paule Pepin Fitzpatrick (1908 - 1990), compositora y pianista que adoptó el nombre artístico Pablo del Cerro, son los protagonistas principales de esta velada, a través de un riquísimo repertorio de raíz folklórica argentina. La primera parte del espectáculo se titula "La guitarra y su misterio" y comienza con la lectura de un texto poético por parte de Mónica Younis, seguido por la interpretación de la milonga pampeana El paisano errante (A. Yupanqui) en la guitarra de Arturo Zeballos.

Mónica Younis

Noche en los cerros (Preludio andino N° 5) nos permite disfrutar del arte de Ángeles Eusebi, quien interpreta en su flauta traversa el arte del músico homenajeado a través de exquisitas sonoridades. Acompaña en guitarra Arturo Zeballos. 

Ángeles Eusebi

La muy difundida Zamba del grillo está presente en la guitarra de Arturo y en la bella expresividad del Ballet Criollo dirigido por Juan Carlos Caggiano

Integrantes del Ballet Criollo

Otras obras destacadas en este segmento del concierto son El pocas pulgas (gato cordobés) por Zeballos y el Ballet Criollo, la Danza del maíz maduro (Huajra) por Zeballos y la danza guaraní Dulce mbarakapú (Dulce sonido de la guitarra) en las cuerdas del artista pergaminense.

Arturo Zeballos

Le siguen el hermoso Gato de Salavina, de los Hermanos Díaz y la zamba La flor del cerro (P. del Cerro), con el aporte artístico del Ballet Criollo. Por otra parte, el gato cordobés El tulumbano (P. del Cerro) cuenta con la interpretación conjunta de Arturo Zeballos (guitarra), Ángeles Eusebi (flauta traversa) y Roly Zampieri (bombo), tal como puede apreciarse en el registro audiovisual que compartimos a continuación: 

Video: El tulumbano

Llega el turno de la chacarera, ritmo santiagueño por excelencia, a través de Don Emiliano, compuesta por Pablo del Cerro y versionada por Arturo y el Ballet Criollo: 

Video: Don Emiliano

Precedido por un texto poético a cargo de Mónica Younis, el malambo Cruz del sur (A. Yupanqui), en la guitarra de Zeballos, cierra esta primera parte de la velada artística. 


Tras un breve receso en el que el público puede degustar algunos platos dulces, se prepara la segunda parte, bajo el nombre "Así pasaban los cantores". Roly Zampieri introduce con una poesía la Zambita del buen amor (P. del Cerro y A. Yupanqui) en versión de Zeballos, Mónica Younis (canto) y el propio Zampieri en bombo. Antonio Seoane brinda su preciosa voz a la canción Guitarra, dímelo tú (P. del Cerro y A. Yupanqui).


Arturo Zeballos, Mónica Younis y Antonio Seoane

Los ejes de mi carreta es una milonga cuya letra pertenece al escritor montevideano Romildo Risso (1882 - 1946) y la música a Yupanqui. Don Atahualpa y Romildo Risso se conocieron en la ciudad argentina de Rosario, donde trabaron una fecunda amistad. La obra está interpretada esta noche por Arturo en guitarra y Ángeles Eusebi en flauta traversa. Mónica Younis, por su parte, da nueva vida a la milonga de Pablo del Cerro y Yupanqui titulada Eleuterio Galván. Una de las creaciones más célebres de Atahualpa, llevada al disco por primera vez en 1944, es la canción El arriero, que podemos volver a disfrutar esta noche en la voz de Antonio Seoane:

Video: El arriero

A esta apasionada interpretación le sigue otra no menos intensa: la del joven pianista Matías Valentino dando renovada vida a la Zamba del pañuelo (José Manuel Castilla y Gustavo Leguizamón), registrada por Yupanqui en 1957. 
Video: Zamba del pañuelo

Una de las parejas de baile retorna a escena acompañada por piano, guitarra y percusiones en Indiecito dormido, canción norteña de Yupanqui y P. del Cerro. 

Matías Valentino

Antonio Seoane, Zeballos, Matías y la pareja de baile interpretan Piedra y camino, zamba de Yupanqui. El Ballet Criollo completo junto a Zeballos y el pianista Enrique Casanovas nos brindan su recreación de la famosa Chacarera de las piedras, compuesta por la dupla Yupanqui - del Cerro. 

Video: Chacarera de las piedras

Vibrante y emotiva, la canción El alazán brilla en la voz de Antonio Seoane. Mónica Younis nos ofrece una bellísima versión de la Canción para Doña Guillerma y, hacia el cierre, nos brinda, junto a todos los intérpretes y el Ballet Criollo, una zamba para que cantemos todos: Luna tucumana.


Video: Luna tucumana

Como bis de una generoso espectáculo disfrutamos la zamba La pobrecita en la voz de Mónica Younis, acompañada por Arturo, Ángeles, Roly y Enrique Casanovas.

Roly Zampieri

Enrique Casanovas

Agradecemos la colaboración de Arturo Zeballos, autoridades y trabajadores del Auditorio para la Paz (Escuela Científica Basilio), así como a cada uno de los artistas participantes.

viernes, 28 de diciembre de 2018

Laura González Cabezudo presentó Litoraleña

Actriz y cantautora, Laura González Cabezudo presentó en vivo su tercera producción fonográfica. Está dedicada íntegramente a la figura de don Aníbal Sampallo Arrastúe (1926 - 2007), más conocido como Aníbal Sampayo, uno de los grandes referentes de la canción litoraleña en Uruguay y Argentina. 


Presentación en vivo del disco
"Litoraleña"
Laura González Cabezudo
canta a Aníbal Sampayo
Teatro Florencio Sánchez
19 de Abril N° 926
Paysandú
Uruguay
Sábado 10 de noviembre de 2018


Laura González Cabezudo es docente, actriz, cantautora y dramaturga. Nació en Paysandú, ciudad del litoral uruguayo y capital del departamento del mismo nombre. Si bien está radicada desde hace muchos años en Montevideo, Laura regresa habitualmente a su "patria chica" para compartir vivencias con sus familiares y amistades. En esta oportunidad Laura está nuevamente en la capital sanducera para ofrecernos la presentación de su nuevo disco, dedicado enteramente a una de las figuras sobresalientes del canto popular del litoral, don Aníbal Sampayo. La propia artista nos cuenta: "he cantado las canciones de Aníbal Sampayo desde que tengo memoria. Me he contagiado con sus melodías, conmovido con sus historias, emocionado con el descubrimiento inagotable de su poesía. Por eso me debía este disco". Laura ha tenido la dicha de conocer personalmente al autor de Garzas viajeras, quien la invitó, a finales de la década del '80, a grabar una nueva versión de su obra "Cantata Artigas"; además, ha participado en varias ocasiones del evento conocido como "Semana Aníbal Sampayo", que se celebra todos los años en esta ciudad, recreando en música y poesía el sentir del recordado creador. 

Laura González Cabezudo  

La audiencia del XII Festival Internacional "Sonamos Latinoamérica", celebrado recientemente en Santa Fe (Argentina) tuvo el privilegio de escuchar en directo algunas de las canciones de este nuevo disco, pero en esta oportunidad podremos disfrutar el espectáculo de manera integral, con una puesta en escena, iluminación y sonido contratados especialmente para la ocasión. El imponente Teatro Florencio Sánchez nos recibe en todo su esplendor para disfrutar de una noche inolvidable. Laura y sus músicos aparecen en escena y dan comienzo al concierto a través del gato De antiguo vuelo: cuerdas y bandoneón se suman a la personalísima voz de quien protagoniza este hermoso espectáculo. Cieguito cantor, canción del litoral escrita en homenaje a Bonifacio Fleitas nos adentra en la interesante poesía de Sampayo. La obra del recordado artista está inspirada en los personajes sencillos de su entorno, así como en la majestuosa belleza natural de la región. 


Jorge Medina

Integran el grupo acompañante Jorge Medina (bandoneón), Matías Hernández (guitarra y arreglos), Ramiro Della Valle (guitarrón) y Eduardo Corti (percusiones), a quienes se sumarán, en el transcurso del recital, importantes artistas invitados. Señor de Montiel nos trae el recuerdo del poeta entrerriano Delio Panizza (1893 - 1965), reivindicador--al igual que Sampayo--de la gesta artiguista. Al delicado rasgueo de las cuerdas se une el canto profundamente expresivo de Laura, dando como resultado una de las mejores versiones de esta milonga.

Ramiro Della Valle (izq.) y Matías Hernández

A pedido de la artista que hoy nos convoca, varias personalidades de la cultura han grabado su testimonio en breves videos. El primero de ellos es el folklorólogo argentino Alfredo Miranda, quien también realiza una detallada presentación de este trabajo en la cajita del CD.

Alfredo Miranda
(archivo Fogón Latinoamericano)

A continuación disfrutamos de la Canción de verano y remo, compuesta en 1964:

Con un torrente gris de palomas
y una canción de verano y remo
por una lluvia de sol y aromas
se va la tarde, novia del viento
..................................................

Eduardo Corti

Luego de la bellísima interpretación podemos apreciar desde la pantalla el testimonio del periodista, antropólogo, investigador y gestor cultural Schubert Flores, nacido en estas tierras y radicado desde hace muchos años en Buenos Aires. Amigo personal de Sampayo, Schubert es uno de los principales impulsores de la Semana que lleva el nombre del recordado cantautor sanducero, además de promover diferentes eventos relacionados con la música uruguaya y argentina. 

Schubert Flores
(archivo Fogón Latinoamericano)

Seguidamente escuchamos una vibrante interpretación de El pescador, canción del litoral escrita en 1960. Es una de las versiones que hemos registrado en video para compartir con nuestros lectores:


Video: El pescador

Como habíamos anticipado, en este concierto participan importantes invitados. Desde la vecina provincia de Entre Ríos, en Argentina, llega la armonicista Carla Rossi, quien comparte con Laura González una delicada interpretación de El sandierito (pregón litoraleño). Carla permanece en escena, ya que con Matías Hernández integra el Dúo Rossi - Hernández. Formado en 2015, el dúo ha grabado un primer CD que lleva su nombre y que ha sido presentado en diferentes ciudades de Uruguay y Argentina a lo largo de este año que finaliza. 

Carla Rossi

El segmento protagonizado por el dúo nos permite disfrutar de sendas versiones instrumentales: la primera de ellas es la chamarrita La cañera, de Aníbal Sampayo, interpretación vibrante y sentida. La segunda y última versión es una obra del propio Matías, un sobrepaso titulado Dice el río, que compartimos aquí en formato audiovisual:


Video: Dice el río
Dúo Rossi - Hernández


Laura introduce las siguientes canciones a través de relatos que nos brindan el contexto en el que han sido originadas. Tal es el caso de Mi fortuna (estilo): cálidas notas en la guitarra y el guitarrón se aúnan en el canto, reposado en este caso, que desgrana un relato vívido en detalles y emociones. Se apagan las luces para dar lugar a un nuevo video: el testimonio del músico Oscar Pina, amigo personal y uno de los últimos acompañantes de don Aníbal, quien nos vuelve a tocar la fibra más íntima al relatar su relación con el artista homenajeado. 

Oscar Pina
(archivo Fogón Latinoamericano)

Peoncito del mandiocal (sobrepaso litoraleño) es otro de los aciertos en el repertorio de Laura González: el testimonio de Sampayo desnuda uno de los flagelos lamentablemente muy comunes en los campos de la región, el duro trabajo realizado por niños que deberían estar disfrutando de las actividades propias de su edad. El bandoneonista Jorge Medina se luce en los arreglos de la canción, secundando magníficamente la labor de los guitarristas. Vea, patrón (milonga) trae a cuento la última actuación de Aníbal Sampayo en el Festival Nacional de Folklore de Cosquín (provincia argentina de Córdoba). La intransigencia de la comisión directiva de dicho evento, especialmente crítica con los artistas militantes, le prohibió al músico sanducero volver a presentarse en ese escenario, dado el tenor crítico de su obra. 

Gran asistencia en el Teatro Florencio Sánchez

La canción Al Cerro de la Matanza es también una denuncia histórica y nos brinda un poético testimonio de los pueblos originarios exterminados en lo que hoy es la provincia de Entre Ríos (Argentina). Por su parte, la polca China María rescata la figura de María Abiaré, mujer originaria que participó en la primera defensa de Paysandú ante la invasión portuguesa del 30 de agosto de 1811. 


Canción para Alfredo (Aníbal Sampayo y Daniel Petruchelli) no forma parte del nuevo disco pero está presente esta noche como homenaje a otro grande de la canción uruguaya: Alfredo Zitarrosa (1936 - 1989). El cierre formal del concierto está dado a través de las Coplitas del pescador (sobrepaso litoraleño), con la participación especial de Carla Rossi:


Video: Coplitas del pescador

Un generoso segmento de cuatro bises nos ofrece el reencuentro con canciones propias de Laura González Cabezudo: las tres primeras pertenecen a su disco "Vengo", presentado en esta ciudad a finales de 2013 y cuentan en esta oportunidad con la participación de sus hijos Sacha Hernández (flauta traversa) y Tiago Hernández (guitarra). De estas últimas canciones compartimos el registro de Lo que queda de todo:


Video: Lo que queda de todo

Zamba del adiós y Chacarera del desencontrado nos traen sendas historias que narran las dificultades de las relaciones humanas en tiempos modernos. Con humor e ironía, además de una inspirada musicalidad, Laura desarrolla historias muy interesantes a partir de sus propias vivencias.
Tiago Hernández

Sacha Hernández

El corolario de este emotivo concierto es la canción Golpe bajo, dedicada a la doctora Mariana Motta, presente en la sala, quien fuera removida de su cargo de Jueza Penal a principios de 2013. Ello fue motivado por una decisión de la Suprema Corte Penal de Uruguay que declaró inconstitucionales algunos artículos de la Ley 18.813 (año 2011). Dicha ley dejaba sin efectos la llamada Ley de Caducidad (Ley 15.848), la cual establecía la caducidad del "ejercicio de la pretensión punitiva del Estado respecto de los delitos cometidos hasta el 1° de marzo de 1985 por funcionarios militares o policiales...".  Según la organización Amnistía Internacional, esta decisión de la Corte Penal "da la espalda a las víctimas de violaciones graves de derechos humanos (...) y amenaza con dejar en la impunidad cientos de casos en investigación o por investigarse". El testimonio de Laura, cuyo tío materno integra la lista de detenidos - desaparecidos en la nación oriental, es un valiente alegato en defensa de la integridad individual y colectiva del Uruguay. 



Agradecemos muy especialmente la gentileza de Laura González Cabezudo,de cada uno de los músicos participantes y de las autoridades y trabajadores del Teatro Florencio Sánchez (Intendencia Departamental de Paysandú)